#TemaViral: ¿Obligar a los niños a dar besos es malo?

Este artículo de Mónica, la autora del blog Desmadreando, me ha llevado al tema viral del momento en el mundo infantil: ¿Obligar a los niños a dar besos es malo?

Y aunque ya hace años que este tema está en debate, se ha vuelto viral gracias a CAPS Hauraki, una asociación de Nueva Zelanda que lucha por la prevención del abuso infantil y que ha compartido en sus redes imágenes como las siguientes:


14494798_1769635789954642_8243624486532032858_n     15350693_1804460836472137_4174513917523593644_n

“Tengo cinco años. Mi cuerpo es mi cuerpo. No me obligues a besar o abrazar. Estoy aprendiendo sobre el consentimiento y tu apoyo en esto me ayudará a mantener la seguridad el resto de mi vida.”

“No obligues a los niños a sentarse en mi regazo! Estoy harto de que los padres no permitan que los niños tomen decisiones sobre su propio cuerpo. Déjalos abrazar, chocar los cinco o saludar con la mano,  si eso es lo que quieren.”


Y a continuación va mi opinión, que es mía y de nadie más, con la puedes estar o no de acuerdo pero que espero sirva para reflexionar y continuar con el debate.

Si la pregunta es exactamente “Obligar a los niños a dar besos está mal?” Yo tengo una respuesta clara: sí, yo creo que está mal.

Creo que está mal porque no se está respetando la libertad de los niños para mostrar su afecto, que siempre debería ser voluntario y nunca forzado.

En CAPS Hauraki, sin embargo, defienden que está mal porque pone a los niños en situación de vulnerabilidad respecto a los abusadores. Es decir, creen que los niños que son obligados a saludar con un beso tienen mayor riesgo de vivir una situación de abuso.

A mí esa relación de causalidad (A -> B) entre obligar a dar besos y vivir una situación de abuso me parece innecesariamente alarmante e irreal.

Por supuesto que hay que enseñar a los niños los límites del consentimiento corporal para que sepan qué comportamientos son normales entre adultos y niños y cuales no. Pero eso no significa educarles en el miedo y el distanciamiento relacional.

Mientras que en el mundo adulto un beso es una muestra de afecto y también de cordialidad en el saludo, en el mundo de los niños (que están en proceso de aprendizaje de las normas sociales inventadas por los adultos) un beso es exclusivamente una muestra de afecto.
Por lo que si un niño no quiere dar un beso, no creo que se le deba obligar a mostrar afecto cuando no le apetece. En todo caso, creo que lo importante es descubrir la razón y poder hablarlo con él. Si preguntamos, sin prejuzgar, al niño acerca de su decisión puede que nos sorprendamos de la respuesta.

Y en cuanto a la cordialidad en el saludo, soluciones hay para todo: dar la mano, chocar los 5 o enviar un beso volador. Sería bueno que el niño saludara de la forma más cómoda para él y que socialmente no signifique una falta de respeto puesto que, no lo olvidemos, estamos educando a seres sociales que viven y vivirán en comunidad.

El debate sigue abierto para todo aquél que quiera opinar al respecto. ¿Y tú que opinas?

Cuéntanos en los comentarios o en las redes!

.


Este post se podría haber titulado:

  • De besos obligados
  • Niños que no besan

.

Photo by Adina Voicu

.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *