Pokémon Go cumple un año y sigo jugándolo: ¿Por qué?


El pasado 15 de Julio se celebró el primer aniversario del lanzamiento de la App Pokémon Go. Una App que ha batido récords mundiales en cuanto a descargas, ingresos y número de jugadores activos. Y la misma App que fue demonizada por los medios de comunicación y personas varias por su, supuesta (y falsa), peligrosidad.

Un año ha pasado desde que la descargué en mi smartphone pensando que no duraría ni dos días porque, aunque me encantan los videojuegos, me canso bastante rápido de ellos.

Pero no fue así, la App sigue instalada en mi teléfono y, aunque ya no juego cada día cual loca del moño… todas las semanas le hecho un rato buscando pokémon en los momentos libres o cuando tengo que ir de un sitio a otro caminando.

Hoy me gustaría poder transmitiros porqué me gustó y me gusta tanto Pokémon Go y qué he aprendido durante este año haciendo de entrenadora Pokémon.

Pero antes, os recomiendo muy mucho que en algún momento os leáis este post de Xataka porque hacen un resumen muy estupendo sobre Pokémon desde que el juego salió para la Game Boy hasta el primer aniversario de la App.

Ahora sí, vamos allá:

.

Porqué me gustó y me gusta tanto Pokémon Go

.

  • Mi primer juego de Realidad Aumentada: Ha sido mi primera experiencia con juegos de RA en el que el entorno y el juego interaccionan. Además, yo siempre he sido muy fan del Geocaching (¿No lo conoces? ¡Álma de cántaro!) y me ha parecido una evolución muy natural. He pasado de buscar tesoros siguiendo una brújula a buscar pokémon siguiendo un mapa. No es tan diferente al fin y al cabo, ¿No?

 

  • Es una buena excusa para salir a la calle: La App te obliga a caminar para encontrar los pokémon y tiene un límite de velocidad (unos 30km/h) para que no hagas trampas en coche. Es la motivación perfecta para despegar el culo del sofá y los ojos de Netflix. El Tito Punk y servidora nos hemos dado largas pateadas cazando pokémon y luchando en gimnasios…

 

  • Conoces gente: Al estar en pokeparadas con cebo o en gimnasios te encuentras con gente que también está jugando. Si es de tu mismo equipo se crea buen rollo e incluso estrategias conjuntas para derribar el gym o poner cebos alternando. Y si es del equipo contrario y estáis luchando por la posesión de un gym… pues toca picarse y ver quién aguanta más tiempo. Mi experiencia con los demás entrenadores pokémon siempre ha sido muy buena.

 

  • Te hace ser constante: Dicen que un hábito se consigue tras 21 días practicando. Pues eso mismo. El juego me ha demostrado que soy capaz de seguir una rutina y eso que a mí me cuestan las rutinas y suelo cambiar de actividad constantemente. Pero consigue que estés motivada para llegar al nivel 30 (por ejemplo, que era mi meta) o para conseguir a Gyarados (después de 400 caramelos Magikarp…)

 

  • Y, sobretodo, divierte: El juego está pensado para que te enganche y te divierta. El hecho de subir de nivel, coleccionar pokémon, conseguir caramelos para hacerlos evolucionar y mejorar sus CP, conquistar gimnasios… Me motiva tener que superar retos y ser constante para conseguirlos. Esto es un aprendizaje de vida también, no? Nada es gratis, todo implica un esfuerzo. (¡Qué profundo!)

.

¿Es que nadie va a pensar en los niños?

.

Hasta aquí queda claro que me gusta Pokémon Go y que lo valoro muy positivamente como juego para adultos. Pero… ¿Y para niños? 

Cuando surgió el boom de Pokémon Go hace un año, era habitual ver a niños cazando criaturillas por la calle. Todos los niños que yo me crucé jugaban con los móviles de algún adulto e iban acompañados por ellos.

Recuerdo la alegría de una niña al cazar su primera Chicorita; empezó a corretear por el parque, con una alegría comparable a abrir un regalo en Navidad, y gritando “Chicorita… ¡cap-tu-ra-da!”. Alegría que fue compartida con los adultos que la acompañaban y que creó un momento de diversión familiar único. ¡Qué mucho con tan poco!

Como ya podréis imaginar, mi opinión es que Pokémon Go tiene muchos beneficios para los peques, siempre que se juegue con moderación (como con cualquier otro videojuego). Pero de entre esos muchos beneficios, voy a destacar 4 que creo que son los más importantes:

.

  • Es una actividad al aire libre: ¿He dicho ya que te obliga a salir a la calle para jugar? Rompe con la vida sedentaria y vuelve a situar la calle como espacio de juego infantil y familiar.

 

  • Ayuda a conocer el entorno y situarse: Las pokeparadas y gimnasios suelen estar en sitios importantes de la ciudad así que los niños conocen esos lugares y… memorizan su localización. Además de aprender a interpretar y seguir un mapa o una ruta.

 

  • Puede reforzar el vínculo adulto – niño: Toda actividad que consista en compartir un interés común REAL refuerza el vínculo entre esas personas. Y si esa actividad es lúdica, más aún. Lo de “real” es importante porque los peques lo detectan 😉

 

  • Fomenta el trabajo en equipo: Lo recomendable es que la cuenta sea compartida por adulto y peque para que os podáis poner un nombre de equipo y así cazar por turnos a cada captura o a cada tiempo establecido (10 minutos, por ejemplo). Lo que, además, fomenta la capacidad de compartir, de esperar y… ¡Oh la la!, vuelve a reforzar el vínculo ; )

.

Que sí, que ya sé que Pokémon Go ya no está de moda y bla bla bla… Pero a mí me sigue gustando y sus beneficios no han cambiado durante este año, no?

Así que ahora que estamos en verano (demasiado verano, diría yo) puede ser un buen momento para que instaléis (o re-intaléis) la App en vuestros móviles y compartir tiempo y afición con los peques.

.


Este post se podría haber titulado:

  • Valoraciones de una entrenadora Pokémon
  • Pokémon Go: A jugar, a la calle
.
Photo by: David Grandmougin

.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *