La familia Ludicobox y su Tita Pank


Hoy os traigo la historia de una familia que tiene una Tita Pank a su alrededor. Brigitte nos cuenta qué significa para ella y para su familia el apoyo de la tita Cris. Seguid leyendo…

.

Hace poco descubrimos el significado de Tita Pank a través de Born To Be Pank, un blog que para nosotros ha sido revelación.

Tita Pank, ¿Qué será? Nos entró la curiosidad y nos dimos cuenta de que convivimos con una Tita Pank desde hace 10 años ya, edad que tiene hoy nuestra niña ¡Y no lo sabíamos!

Aunque siempre parece que esto de poner etiquetas sea malo, en esta ocasión nos parece una forma excelente de darles a l@s tit@s pank/punk su lugar.

Dentro de las familias, tal y como las conocemos hoy en día: ajetreadas, distintas, monoparentales, recompuestas, complicadas, desbordadas… los titos Pank/Punk son la botella de oxígeno que necesitan los papis buceadores.

En la nuestra, llamémosla, familia Ludicobox, tenemos papá, mamá, Paula, Regaliz (nuestra gatita) y… la discapacidad.

.

Entonces… ¿Cómo es nuestra “LudicoPank”?

Empieza nuestra historia y la de nuestra Tita Pank Cris allá por 2006…

No fue su primer sobrino/a, sino el segundo. Nuestra Cris ya tenía por entonces 4 años de experiencia como Tita Pank.

Presente en todo momento, incluso antes del día del nacimiento de nuestra hija, ni Tita Cris ni nosotros imaginamos cómo sería esta nueva etapa de nuestras vidas.

Con inicios complicados como mami, aquí estaba Tita Pank cual superheroína para dar los biberones cuando la cesárea aún hacía estragos o cuando en las noches no podíamos pegar ojo.

Pero donde nuestra Tita Pank se ganó la medalla de Oro fue cuando la discapacidad llamó a la puerta a finales de 2007. Un palo para toda la familia…

El desarrollo de Paula no era el adecuado y, tras ingresar en urgencias con 11 meses después de la aparición de la epilepsia, empezó una nueva etapa menos sweet, menos rosa.

Tita Pank cambia los paseos en el parque con “su gitana”, como suele llamarla, por las consultas en hospitales.

Como tenemos que ir a menudo y está fatal aparcar en el hospital, organiza su trabajo para recogernos en casa y poder ir a terapia sin estrés añadido. Si se hace la hora y no hemos podido aparcar nos deja todo lo cerca que se puede y sigue buscando aparcamiento.

Sufre lo que tiene que pasar su niña cuando con un añito se le hace “trabajar” y llora. Intentan estimular a Paula tanto en rehabilitación como en terapia ocupacional, todo lo posible para ir avanzando aunque sea lento. Y eso es así casi todos los días de la semana.

Lo que había sido con su primer sobrino un camino de rosas y risas, ahora estaba siendo un largo y tortuoso camino empedrado.

Poco a poco, con los años, hemos asimilado y aceptado. No ha sido fácil ni para nosotros los padres, ni para la familia, ni para nuestra Tita Pank, pero hemos aprendido a disfrutar. Disfrutamos de la vida a nuestra manera, a veces juntos otras veces no, y sobre todo intentando celebrar el presente porque mañana “Dios dirá”.

.

Como padres situados lejos de los mundos infantiles idealizados y edulcorados, y porque era un tema que había que tratar, hicimos lo necesario en notaría para que la Tita Pank fuese la tutora legal de nuestra niña en caso de fallecimiento.

Por supuesto, antes de nada, se lo propusimos y lo hablamos ampliamente y aceptó esta enorme responsabilidad.

Si nos pasara algo (y no solo hasta la mayoría de edad ya que nuestra niña necesitará asistencia toooooda la vida) Tita Pank sería la encargada de atender a Paula y sus bienes.

Parece terrible esto de proyectarse en un futuro en el que podemos no estar presentes como padres. Pero todos deberíamos de pensar en que puede suceder y no solo como padres de niños con discapacidad.

Dicho esto, nuestra Tita Pank es indispensable en nuestras vidas y en la de Paula, igual que lo somos en la suya, por lo que nos transmite.

No solo es Tita Pank de Paula sino que también lo es de Regaliz, nuestra gatita, que pasa sus vacaciones en casa de la tita cuando estamos fuera.

.

El punto negativo en todo esto es que… nuestra Tita Pank no sabe decir que NO!!

Es la que a pesar del cansancio siempre saca tiempo para ver a su gitana.

Es la que compra mil cosas de ropa porque “es que así no tenía ninguno”

La que invade la casa de juguetes  (aunque la cosa ya ha mejorado con el tiempo).

Es la que se mete en la piscina sin ganas porque, aunque se ha ido el sol y está fría el agua, lo pide la niña…

Es la que se ofrece para estar en fin de semana para que los papis podamos hacer algo solos en plan “ enamorados” o simplemente descansar.

Es la que hace mil fotos de la niña y todas le parecen chulísimas aunque la mayoría estén borrosas.

Es la que le deja su móvil a la niña, que se lo pide para ver dibujos y fotos, cuando le decimos que no, que el móvil es una herramienta de trabajo y podría perder todos sus contactos de la agenda…

Nuestra Tita Pank Cris es todo esto y mucho más.

.

.

Brigitte es quien está detrás de Ludicobox, un proyecto lúdico y educativo para fomentar y estimular el desarrollo natural del niño y la niña mediante actividades dónde puedan desarrollar la motricidad fina, la atención, la observación, la comunicación…

Todo ello ofreciendo una experiencia adaptada a los intereses y habilidades de niños/as de entre 3-6 años y de 6 a 9 años.

.

Desde aquí doy las gracias a Brigitte por compartir su historia con la comunidad Pank, es un placer haceros llegar historias de unidad y superación familiar.

¿Qué os ha parecido?

Si conocéis a alguna Pank digna de admirar, estoy esperando vuestra historia ; )

.


Este post se podría haber titulado

  • Somos botellas de oxígeno
  • Aprendiendo a disfrutar
Photo by Ludicobox

.

Un comentario en “La familia Ludicobox y su Tita Pank

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *