Despedida de soltera “babyfriendly” para la sister


Por lo general, las despedidas de soltería suelen ser la excusa perfecta para montarse la fiesta madre y, ya de paso, ridiculizar un poco (o un mucho) a la persona homenajeada, sea hombre o mujer.

Pero la despedida de la sister (que se casa en verano) no podía incluir ninguna de esas dos cosas. Lo de la fiesta quedaba descartado porque ha sido mamá hace cuatro meses y lo del ridículo tampoco entraba en los planes porque no va mucho con nuestro estilo, la verdad.

Así que me tocó organizar la despedida con la condición de que tenía que ser babyfriendly, más que nada porque si le digo a la sister que se tiene que separar del bebé más de una hora me envía a Pernambuco (que no se donde está pero suena a lejos).

.

Antes de contaros cómo fue nuestra despedida babyfriendly, os traigo cuatro consejos por si tenéis que montar alguna:

  • El horario tiene que ser flexible: El bebé tiene que comer, se le tiene que cambiar el pañal, consolar si llora… Así que no os recomiendo apretar el planning con cosas reservadas porque puede ser motivo de estrés para todos. En nuestro caso, solo una actividad tenía hora fija, lo demás fue sobre la marcha.

 

  • Buscad la comodidad para el bebé: Si el bebé está cómodo, todo irá sobre ruedas. Tratad de elegir, preferiblemente, lugares con poco ruido, temperatura adecuada, luces no estridentes, ambiente familiar… Vamos, que no metáis a un bebé en la playa a 40º y sin sombrilla. O a un restaurante chic-romántico de maridaje de vinos. O… a una bolera (más adelante os cuento porqué xD)

 

  • Adaptad los desplazamientos: A estas alturas lo de que la sillita es obligatoria en el coche no hay que recordarlo, ¿Verdad?. Pero también hay que tener en cuenta que no se puede ir con el carrito cómodamente a todos los sitios (lugares con mucha gente, escaleras…). Y que, en el caso del porteo, hay que calcular bien las distancias y el recorrido para que no se haga pesado (o ayudar a la mami a portear).

 

  • La futura novia es la protagonista: Los bebés tienen el Superpoder de invisibilizar a las personas de su alrededor. Es un efecto casi mágico así que no dejéis que el pequeño eclipse a su madre, la verdadera protagonista del día. Vestidla de forma única, regaladle algo sólo para ella, hacedle un homenaje… lo que se os ocurra.

.

Ahora sí, por si os sirve de inspiración para organizar la despedida de una recién mamá, os cuento cómo fue la de mi sister:

.

La logística

Aunque tenía que ser una despedida diferente, hay tres cosas que respetamos de la típica despe:

  1. La futura novia no sabía cuál era el plan: Queríamos mantener el factor sorpresa así que sólo le dijimos que estaría fuera de casa desde las 10.30h hasta antes de cenar. Ah, y que se pusiera ropa interior bonita…
  2. La futura novia no conducía: Aunque en esta despedida ella no iba a beber, siempre es un gustazo que te lleven a los sitios así que… nada de conducir. Equipamos el coche de una de las amigas con la sillita del sobri y todo solucionado.
  3. Nos vestimos para la ocasión: Para ella, una camiseta rosa con la frase “Pink Ladies” y, para las amigas, una camiseta negra y una chapa rosa con la misma frase. Como veis, era algo que nos identificaba como grupo pero que era discreto, chulo y que tiene que ver con algo de la boda (que no os avanzaré aún…).

.

Por la mañana

Nos fuimos directamente a un hotel de la Costa Brava donde la sister iba a entender porqué era necesario que llevara ropa interior bonita. No la esperaba un boy, como bromeábamos durante los días anteriores, sino un masaje relajante de pies a cabeza.

Antes de entrar al masaje tuvo tiempo de dar el pecho al bebé, con lo que nos aseguramos de que no se iba a poner a llorar por hambre durante la próxima hora en la que iba a estar con sus seis titas. ¿Podía estar mejor atendido? Pues la sister confesó que se iba tranquila al masaje porque al menos una de las titas era madre jaja.

Durante la hora del masaje, titas y bebé estuvimos en la terraza del mismo hotel tomando unos zumos y hablando tranquilamente.

.

Al mediodía

Después del estupendo masaje ya era hora de comer así que fuimos a un restaurante uruguayo donde habíamos reservado mesa en una terraza con sombra y poco ruido. Recordad: el plan es babyfriendly!

Pero eso no nos impidió comer de lujo: ensaladas, empanadas criollas, parrillada… y de postre: chajá.

Estuvimos allí más de dos horas, en plan relax, y después aprovechamos un viejo carro que tenían en el restaurante para hacernos unas fotos, cual photocall preparado expresamente.

.

Por la tarde

La última parada sorpresa del día fue… ¡La bolera! Es una actividad que nos gusta a todas y que hacemos poco, así que era un buen plan para hacer algo especial. Pero aquí he de decir que el concepto babyfriendly patinó un poco porque yo no recordaba que la bolera fuera un sitio tan ruidoso jajaja.

Evidentemente el sobri nos comunicó a su manera que ni de broma se iba a quedar durmiendo en el carrito mientras nosotras nos disputábamos la peor puntuación (qué falta de puntería, por dios…). Así que fue pasando de mano en mano a medida que nos tocaba tirar y consiguió tener a sus titas haciéndole monerías sin parar.

En la bolera se acabó la despedida así que volvimos a los coches y para casita, que el día ya había cundido suficiente!

.

¿Qué os ha parecido? ¿Cómo organizaríais vosotras una despedida babyfriendly?

Contadnos en los comentarios, que estamos deseando leer vuestras opiniones ; )

.


Este post se podría haber titulado:

  • 5 Titas, 2 mamás y 1 bebé
  • El peque se va de marcha

 

Photo by: Priscila Du Preez

.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *